Páginas

03 junio 2012

Cambiando la escuela desde adentro

A finales del año 2010, la Asociación Cooperadora de la Escuela  N° 851 “Ángela de la Casa” presentó a IncluiRSE el proyecto “Derecho a la Identidad”. El mismo proponía generar un plan de recuperación del edificio escolar, donde el principal objetivo era apuntalar el proceso de integración y sentido de pertenencia de toda la comunidad barrial  para con la escuela integrando a los  alumnos y sus familias, a los docentes y las empresas del barrio. IncluiRSE aprobó la propuesta con el inicio del ciclo lectivo de 2011 realizando un aporte para la etapa inicial que consistía en pintar 3 aulas que incluían la reparación de ventanas.

Las tareas de recuperación de las aulas fueron realizadas principalmente por un grupo de entre 10 y 12 mujeres que  forman parte del “Club de Madres” que  funciona en la escuela desde hace 3 años.  Actualmente lo integran 25 madres de alumnos de la escuela, algunas de ellas son a la vez ex alumnas y  muchas ya han participado en experiencias similares cuando sus hijos asistían al jardín. Entre las actividades que realizan a beneficio de la escuela de sus hijos se cuentan: “Feria de platos” (venta de torta fritas, pizzas, tortas) para recaudar fondos, la recuperación de bancos y sillas y, la organización de diferentes eventos. Actualmente están colaborando en un nuevo proyecto de  huerta, con el que la escuela reactivará su vivero.

A la fecha el plan de recuperación lleva 6 aulas terminadas. Los aportes de materiales para las siguientes etapas se consiguieron gracias a la cooperadora y a aportes de la empresa Limansky, perteneciente al barrio. Las madres y los docentes quieren continuar con este proyecto, todavía quedan por pintar 4 aulas más  y el salón.

El equipo de profesionales que realiza el seguimiento de los proyectos  desde IncluiRSE ha rescatado diferentes frases en el intercambio con el grupo que grafican las experiencias: "Ver la carita feliz de los chicos es lo más importante"..."Ellos se sienten orgullosos"..."me gusta apoyar". Las madres y docentes manifestaron que para los chicos cada aula recuperada es percibida como un “aula nueva”. También ha creado un mayor cuidado y compromiso de los alumnos con las instalaciones.

Cualquier tipo de aporte que se realice, ya sea económico o técnico, es  insuficiente para generar cambios sustanciales en la sociedad si no hay voluntad y compromiso de las personas y  las instituciones que la conforman, asumiendo que son agentes fundamentales del cambio. Esta experiencia en la que confluyen los principales beneficiarios del Proyecto:  Sociedad de madres, padres y escuela para fortalecer el futuro de sus hijos,  es uno  de los principales vínculos que busca fortalecer IncluiRSE en su accionar.